Al volver de las Navidades, mis amigos de Altran, Manuel,Teresa y LuisMi me llamaron porque había un hueco en uno de los talleres de ideación que periódicamente organizan en el CI, y saben que no solo los disfruto sino que a menudo los enriquezco con aportaciones “desde el otro lado del espejo”, o verbalizaciones de itinerarios mentales poco comunes.

En las dinámicas de Rompehielos, y climate setting, claves para la buena ejecución de la sesión, preguntaron… ¿Cuándo es la ultima vez que habéis hecho algo creativo?; Las respuestas … las habituales en entornos corporativos: “Cuando estaba en la universidad en los 90´s estaba en un grupo de teatro….” O “ hace dos veranos ayude a mi sobrino a hacer una cometa..”; resumen: Hace mucho, mucho, mucho tiempo –los que tienen memoria-

-¿y tú, Nacho?:

-“Bueno, este fin de semana he diseñado una carta naútica de la innovación”;

LuisMi, con un ojo clínico y entrenado para identificar contribuciones innovadoras y aportaciones disruptivas –y faroles vende humos- … – “que interesante ¿podríamos verla?”
.-Claro- le contesté- ¿ahora? ¿ en el Coffe Break?… mejor al final para no iterrumpir ni retrasar la sesión.

Al acabar, les enseñé la cartulina amarilla emborronada con los bocetos. “Mira . Todo empieza en Confortalia, en villa paradigma….”;  Era la segunda vez que lo contaba, después de mostrársela a Matti en el VIPS hacia un par de semanas. LuisMi, me preguntó “¿los has dibujado tu? …no conocía esta faceta tuya, pero o me sorprende”… Nacho. Esto es muy bueno. Tenemos que hablar.

En la cafetería estaba Mario Tascón, para quien no lo sepa una referencia en el periodismo digital en este país,  con quien un par de años había trabajado en el proyecto “Burravending” . explorando varios formatos de Innovación en Comunicación en infografías, nuevos formatos, visual storytelling, y que es para mi uno de los tíos que más sabe de Content Marketing y del mundo editorial Online.- Mario… ¿te puedo enseñar una cosa?, serán 10 minutos.-

Fueron mas de 10. y de 20. la 3ª vez que contaba la historia, esta adquiría vida propia. Cada accidente geográfico adquiría una nueva dimensión, un nuevo relieve, y sobre los márgenes de la carta, o en los archipiélagos iba añadiendo nuevas islas.

Me miro sobre la montura de sus gafas, con una expresión de seriedad, y bajando la voz me dijo “Nacho, esto es una charla TED. Digitalizalo”

Fue la 1ª vez que sentí que aquel entretenimiento navideño podía llegar aser algo más. Ese fin de semana, lo pasé a limpio, y, haciendo caso a Mario, le hice una foto que lleve a Prezi para poder contar la historia sin depender de una cartulina que empezaba a estar ya bastante manoseada.

En las semanas siguientes , y con una creciente confianza en la historia, y desde el soporte de Prezi en el Ipad, repetí la historia, a veces a conocidos, compañeros de trabajo, a veces a gente que acababa de conocer. En todos los casos la respuesta era la misma: “muy buena idea, buen concepto, de lo mejor que he visto en mucho tiempo, es brillante, esto tienes que ponerlo en valor, que pasada, sorprendente, explótalo”…”Haz un juego, una app, una web, un curso, un video…”;

Una sorpresa: El Word of mouth , el boca -a- oreja empezaba a extenderse, y se me aproximaron varias personas, diciendo que un amigo les había dicho, o que alguien les había hablado de un mapa de la innovación , de unos dragones que te enseñaban como Innovar en un juego de mesa…

Ya, explotarlo… ¿Cómo?. Con un trabajo que me absorbe al 100% mas de 12 horas al día, hice un par de sondeos entre diseñadores, productores de video… y aterrizar la idea a una producción audiovisual… empezaba por unos cuantos miles de euros. De los que una economía familiar, familia numerosa, con una única fuente de sustento y en el entorno de incertidumbre del momento (España al borde del rescate y con fuertes –y disparatados- rumores de intervención , corralito y salida de la UE) , no disponía y menos sin un modelo de retorno. El video de Matti Hemi “te atreves a soñar?” iba como un tiro, Y Matti, me comento. Si viral todo… pero en casa no comemos virus.

Conclusión: La sensación –confirmada por una docena de amigos- de tener una buena idea, un buen concepto, de alto potencial . ¿Cómo monetizarlo? ¿Cómo pasar de la idea a proyecto y de aquí a producto? ¿qué recursos aportar a esto? ¿momento de emprender? ¿momento de nadar y guardar la ropa … o de tirarse ala piscina?