Todas las buenas historias tienen un comienzo. Y un final. Vamos a empezar por el principio, por el principio de La Aventura de Diana.